La palabra phubbing  viene de phone – teléfono e ignoring – ignorar y se genera cuando una persona se dedica de manera excesiva al uso del celular, perdiendo la relación interpersonal que nos brindan las señales de cariño, de amor, de amistad.  Lo primero que se pierde es la mirada que es una relación íntima con quien tenemos en frente.

PHUBBING

El uso insensato del celular se puede ver en todo momento de nuestra cotidianidad, en una cena familiar, en una cita médica, en la práctica de nuestros deportes, en fin… El phubbing  nos separa, nos convierte en desconocidos,  hace que se pierda el contacto que nos hace sentir verdaderamente humanos y acompañados, razón por la cual las personas después de estar tratando a mucha gente por teléfono se siente sola, pierde el hilo de la vida de sus seres queridos y lo peor convierte a los padres en zombis.

Afortunadamente ya existen campañas para difundir los efectos nocivos de ésta práctica y es así como una de las más importantes es Stop-Phubbing, creada por un joven australiano brillante de 23 años, Alex Haigh que busca principalmente evitar el uso del celular cuando estamos compartiendo con otro ser humano en momentos tan sencillos como un almuerzo o un evento social. El celular debe ser sustituido por una mirada de frente o por un gesto de cariño. A la fecha son miles los seguidores de Alex apoyándolo en su página oficial y en sus redes sociales dado que las cifras y los hechos que menciona son verdaderamente alarmantes; por ejemplo ha concluido que casi el 90 % de los adolescentes prefieren el contacto con otro ser humano  vía texto que cara a cara,  requiriendo un mayor esfuerzo de los padres para atraer la atención de su hijo y lograr contacto.

La innovación es productiva cuando se utiliza de buena manera, pero es perjudicial cuando por el auge de las redes sociales y de la tecnología las personas adquieren hábitos que afectan las relaciones sociales e interpersonales.  No es una guerra contra la tecnología, sino una sugerencia de que es hora de volver a evaluar la forma en que usamos nuestros teléfonos en presencia de otros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *