GeekGirl, la plataforma colombiana que busca la inclusión de la mujer en la tecnología.

En la Carta abierta sobre feminismo en tecnología un grupo de mujeres y líderes en el campo de la tecnología en Estados Unidos afirmó que “algunos hombres han realizado comentarios y declaraciones que nos hacen sentir incómodas en la industria tecnológica”. Diana Salazar, quien trabaja en el campo de la tecnología en Colombia, ha sentido lo mismo que estas mujeres porque en muchos eventos de esta área a los que ha asistido algunos hombres le han dicho “yo fui el que te traje a este evento, si yo no te hubiera traído tú no estarías aquí” y “yo te estoy dando la oportunidad de que participes”, entre muchos otros comentarios inoportunos porque como ella afirma “a mí nadie me está dando la oportunidad, yo tengo total autonomía y libertad de participar en tecnología”.

Geek es un término que se utiliza para referirse a la persona que es aficionada a la informática y a la tecnología. A Diana le empezó a gustar este tema en los últimos semestres de su carrera de diseño visual porque pudo profundizar en el área de imagen y pensamiento digital en la que se encontró temas como los mundos virtuales tridimensionales con los que pudo crear una empresa y descubrir la relación entre los seres humanos y los computadores. Frente a su familia, Diana es un caso excepcional porque nadie aparte de ella podría llamarse geek. “Yo soy de Chinchiná (Caldas) y dentro de mis parientes, soy la única persona que se ha graduado de la universidad y en el campo profesional he tenido muchas oportunidades. Gracias a la tecnología, pude llevar a cabo una ruptura generacional”. Así como el grupo de mujeres que escribió la carta, Diana trabaja con Carolina Arias y Joanna Prieto, quienes también son aficionadas a la tecnología. Por esta razón, decidieron llamarse las Geek Girls y conformar un grupo desde hace cuatro años que en un principio se dedicó a promover la participación de las mujeres en la tecnología a través de las redes sociales y a reunir a varias personas en ciudades como Barranquilla, Cartagena, Pereira y Manizales. Luego, las tres se separaron y este año volvieron a encontrarse.

“Este año se encendió otra vez el motorcito porque hemos visto que en Latinoamérica en la creación de tecnología y en los eventos participan muy pocas mujeres. Por esta razón, quisimos retomar la iniciativa y volver como Geek Girls para unirnos con otras mujeres que están interesadas en este tema”, dijo Salazar.

Actualmente, las Geek Girls trabajan en dos proyectos. El primero es su página de internet, una plataforma en la que cualquier persona que se registre puede realizar publicaciones sobre temáticas relacionadas con mujeres y tecnología. Igualmente, pueden crear y proponer proyectos, y estar en contacto con otros miembros de la comunidad. Diana explica que con esta propuesta pretenden generar “un liderazgo más líquido, no sólo de unas cabezas que son visibles sino de toda una comunidad”. El segundo proyecto se llama Big Sister Program e iniciará en enero del próximo año. Consiste en conseguir mujeres en el mundo de la tecnología que irán a varios colegios y darán talleres a un grupo de niñas que serán escogidas por las Geek Girls en los que pretenden desarrollar habilidades como diseño, creatividad, desarrollo, programación y liderazgo. Diana explica que “las mujeres grandes serán mentores de la hermana de la chiquita para que las estimulen a estudiar carreras tecnológicas o ingenierías ya que el número de mujeres que realiza este tipo de estudios es muy corto”. Además, agrega que “funcionará como una plataforma de crowfunding porque gracias a las donaciones de particulares y de empresas podremos financiarnos y conectar a las niñas con las más grandes”.

Para identificar los perfiles de las niñas que participarán en el Big Sister Program contarán con la ayuda de una asesora que le explicó a Diana que “las niñas que escojan tendrán un perfil similar al mío porque a pesar de vivir en una condición de vulnerabilidad, entienden que pueden superar su racha de pobreza puesto que tienen unas habilidades diferentes”. Ella explicó que “no nos interesa realizar inscripciones masivas, sino que la niña que vea el storytelling de Alicia en el país de las maravillas con el que promocionaremos el Big Sister Program y le interese, se inscriba. No queremos obligar a nadie que no quiera aprovechar el programa al máximo. Iniciaremos con una prueba piloto de 21 niñas de distintos barrios de Bogotá para poder medir el impacto real de nuestra idea. Después de que finalicen los cursos las niñas obtendrán un sello Geek Girl que queremos que les sirva para que trabajen en empresas o startups tecnológicas”.

Diana trabaja para la Secretaría de ciencia, tecnología e innovación de la Gobernación de Cundinamarca que gestiona proyectos de estas temáticas con regalías de los municipios. En siete escuelas públicas departamentales han adoptado la metodología STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas para la educación, por sus siglas en inglés) y ha encontrado que la educación no es excluyente con las niñas. “Al contrario muchas veces ellas son las más pilas, quieren mover al robot, programarlo. Yo creo que es un tema de inspiración en el que los profesores deben estimularlas a usar la tecnología, a crear a través de ésta y a entender que se puede aplicar en todos los aspectos cotidianos”, explicó la servidora pública. Constantemente utiliza la palabra inspiración porque en el mundo de la tecnología debe estimularse a las mujeres de otras áreas para que participen y se involucren ya que muchas piensan que no es para ellas. Además, asegura que es importante que conozcan a otras mujeres que están trabajando en este campo para que se den cuenta de que ellas también pueden estar allí. Diana también trabaja en WASI Technology Concert, una plataforma de conexión de startups de América Latina. En este campo considera que a muchas mujeres les da miedo arriesgarse a crear y a mantener una startup porque “este es un contexto que está dominado en su gran mayoría por hombres y uno tiene muchas miradas encima que lo critican. Por esto, es más difícil ya que no estamos en igualdad de condiciones”. Esta Geek Girl considera que en el mundo de la tecnología hacen falta más mujeres porque según ella “nosotras podemos incluir un toque de magia ya que, a diferencia de los hombres, somos más organizadas, prácticas, sabemos liderar equipos, entre muchas otras habilidades. En el caso de las startups, podemos aportar el direccionamiento, la visión y el pensamiento humano. Muchos hombres sólo pueden realizar una tarea mientras que nosotras tenemos la particularidad de hacer varias cosas al mismo tiempo”.

El próximo año, las Geek Girls quieren realizar GGTalks, es decir, encuentros en los que se hable de tecnología pero en los que también se realicen actividades como danza, yoga, cocina, maquillaje, entre muchas otras, que llamen la atención de las mujeres. “Un amigo me dijo, ¿cómo es que vas a crear esa vaina? Yo le expliqué que los hombres sólo tienen que tomarse un café y hablar del tema porque son los dueños de ese mundo. Sin embargo, como nosotras no estamos tan metidas en eso necesitamos un pretexto para estar allí y qué mejor que un desayuno o una clase de relajación para impulsar la presencia de la mujer en el campo tecnológico”.

Conocela aqui: http://www.geekgirls.co/comunidad/nosotras

Deja un comentario

WhatsApp chat