¿Sigue siendo imprescindible tener un antivirus?

Los expertos advierten que los usuarios no deben delegar todo el peso de la seguridad en una herramienta de ese tipo, sino que tienen que defenderse de forma activa y entender las amenazas, que no hacen sino evolucionar

Hace medio siglo se programó el primer antivirus informático de la historia: Reaper (segadora), para hacer frente a Creeper (enredadera), el primer virus. Desde entonces, las amenazas han evolucionado a la par que la tecnología ha penetrado en nuestro día a día. Los antivirus han tratado de adaptarse a los desafíos que surgen, pero su nivel de complejidad hace necesario que los usuarios no puedan simplemente delegar en una herramienta de protección, sino que tienen que desempeñar un papel de forma activa y tomar medidas de precaución mientras utilizan sus dispositivos. “Mucha gente piensa que, por pagar por un antivirus, los va a proteger automáticamente, pero no tiene por qué ser el caso. No por invertir en ello van a estar protegidos”, plantea Josh Brunty, forense digital y profesor de la Universidad Marshall (Virginia Occidental, EE UU).

 

Ángela García Valdés, técnica de Ciberseguridad para Ciudadanos del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), insiste en que deberíamos tener un antivirus “en todos nuestros dispositivos, incluso en los televisores inteligentes (smart TV)’’, aunque, coincide en que ‘’eso no quiere decir que tengamos todo asegurado. Tenemos que seguir haciendo un uso seguro y responsable de internet”. Ese uso responsable incluye las contraseñas difíciles de averiguar, el doble factor de autenticación allá donde sea posible activarlo, la descarga de aplicaciones solo de las tiendas oficiales (Play Store y App Store, según el sistema operativo) y evitar acceder a páginas web no fiables.

Deja un comentario

Cotiza Ahora

Nuestro equipo comercial se comunicará contigo en un momento nuestros servicios se prestan sólo a empresas